ensayos de un ficcionario desterrado

20120917-081939.jpg
Compra una cajetilla de cigarros para su jefe y una de condones para su novio. Las envuelve con el mismo papel y les coloca la misma nota: podemos usarlos de noche en las escaleras. Justo antes de enviarlos, confunde los paquetes… a drede.

Quedé de verme con ella a las 10. ¿Dónde estás? Aquí, respondí por la bocina, ¿y tú? Yo estoy acá, no te veo. Que raro… hagamos esto, le dije: toma el siguiente tren y nos encontramos en Sengawa. En el vagón la encontré, pero no era ella porque le pregunté dónde había quedado de verse conmigo. Allá, me respondió. Eres otra, yo quedé de verme con ella a las 10 aquí, no allá. Así que tomé a otra y la llevé a Sengawa donde la dejé al borde del pórtico del vestíbulo de un burdel de travestis, como niño travieso.

Cuando nació, la madre de Mendeliev le decía a sus amigas, orgullosísima de su buena suerte, que el niño había venido con retorta bajo el brazo.

el amor, las mujeres y la vida

Ningún padre de la iglesia

ha sabido explicar

por qué no existe

un mandamiento once

que ordene a la mujer

no codiciar al hombre

de su prójima.

Mario Benedetti

 

Aquiles Alexei ft. Sosa Cáustica – Tú Ponle Nombre (work in progress)

mabel carsot

amante de descorazonados

memoria colectiva

Ese hombre, o mujer, está embarazado de mucha gente. La gente se le sale por los poros. Así lo muestran, en figuras de barro, los indios hopis, de Nuevo México: el narrador, el que cuenta la memoria colectiva, está todo brotado de personitas.

Eduardo Galeano

microcuentos del cuento III

microcuentos de el cuento I

microcuentos de el cuento II

Desde 1964 y hasta su muerte, en 1994, Edmundo Valadés escribió, recopiló y tradujo relatos breves para su revista El Cuento.

Entre aquellas páginas intercalaba, como cerezas de un pastel, en pequeños recuadros, minificciones con una viñeta.

Una de las cosas que más me gustaba de aquellas publicaciones, es que el dibujo que ilustraba, en ocaciones, no tenía nada que ver con el microrrelato propiamente ilustrado. Si el cuento hablaba de hadas, por ejemplo, ponían un submarino, y si hablaba de guerra, ponían un sapo.

Sin más, y enterados de lo anterior, microcuentos de El Cuento, re-ilustrados:

Sosa Cáustica – Experimento Musical N° 3.2

teatro

27 de marzo. día mundial del teatro


manu chao

clic en la imagen (sólo no epilépticos)

microcuentos de el cuento II

microcuentos de el cuento I

Desde 1964 y hasta su muerte, en 1994, Edmundo Valadés escribió, recopiló y tradujo relatos breves para su revista El Cuento.

Entre aquellas páginas intercalaba, como cerezas de un pastel, en pequeños recuadros, minificciones con una viñeta.

Una de las cosas que más me gustaba de aquellas publicaciones, es que el dibujo que ilustraba, en ocaciones, no tenía nada que ver con el microrrelato propiamente ilustrado. Si el cuento hablaba de hadas, por ejemplo, ponían un submarino, y si hablaba de guerra, ponían un sapo.

Sin más, y enterados de lo anterior, microcuentos de El Cuento, re-ilustrados: