el sol entra por la ventana

tres de sol.

El sol entraba por las dos ventanas del ático. ¿Pero para qué dos ventanas? Se preguntó el hombre práctico. Así que tomó una ventana y la colocó en el sótano, donde ahora ilumina convenientemente.

Le gustaba despertarse temprano todas las mañanas, abrir las ventanas de par en par, descorrer las cortinas y dejar que el sol entrara a su casa, hasta que un día el sol entró y se robó su chequera, unos pantalones y dos botellas de vino.

Descorrió las visagras para que el sol entrara por la ventana, pero el sol muy educado dio la vuelta a la casa, se paró en el pórtico y tocó el timbre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s