miércoles – 11:49

Me tomó entre sus manos. No sé si antes ya me había dicho cosas lindas. Me miró fijamente y poco a poco, lentamente, me dejó sin nada encima. No sé si antes habría pensado en mí. Acercó sus labios a mi cuerpo y el primer contacto calentó mi exterior al tiempo ritmo que enfriaba el suyo. No supe nunca si quiso que así termináramos. Desenrolló su lengua y hábilmente, sabiéndose conocedora de los mimos labiales, me recorrió con su saliva de arriba abajo y por cada lado. Sentí que me hacía pequeño, nada, y desaparecer. El calor me invadía y el descubierto me hizo sentir el final. Terminé, pues, ahí, sin llegar a la satisfacción total. De mí, apenas quedó algo de madera, y en ella, el convencimiento de que había disfrutado de un paleta de limón. No volví a saber nada.

12:00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s