mudanza

el blog ahora está aquí:

intton.net

Gracias

el amor y la distancia

el amor y la distancia

Érase la triste historia de amor de dos líneas paralelas que estaban enamoradas.

Desdichado el ladrón de besos: una vez que la corte comprobó su culpabilidad, tuvo que devolver todos los artículos robados a sus respectivas dueñas.

Dos camas que anhelan, al mismo tiempo y sin saberlo, compartir el mismo humano.

Imagen

el futuro

dibujo por comida

ella

b27

xiru

microcuentos del cuento iv

microcuentos de el cuento I

microcuentos de el cuento II

microcuentos de el cuento III

Desde 1964 y hasta su muerte, en 1994, Edmundo Valadés escribió, recopiló y tradujo relatos breves para su revista El Cuento.

Entre aquellas páginas intercalaba, como cerezas de un pastel, en pequeños recuadros, minificciones con una viñeta.

Una de las cosas que más me gustaba de aquellas publicaciones, es que el dibujo que ilustraba, en ocaciones, no tenía nada que ver con el microrrelato propiamente ilustrado. Si el cuento hablaba de hadas, por ejemplo, ponían un submarino, y si hablaba de guerra, ponían un sapo.

Sin más, y enterados de lo anterior, microcuentos de El Cuento, re-ilustrados:

16

17

18

19

20

animalario

ImagenImagenImagen

Imagen

la recreación que precede a la incertidumbre

el ilustrador

Dibujo. Dibujo que dibujo. Mentalmente me veo dibujar que dibujo y también puedo verme que dibujo. Me recuerdo dibujando ya y también viéndome que dibujaba. Y me veo recordando que me veo dibujar y me recuerdo viéndome recordar que dibujaba y dibujo viéndome dibujar que recuerdo haberme visto dibujar que me veía dibujar que recordaba haberme visto dibujar que dibujaba y que dibujaba que dibujo que dibujaba. También puedo imaginarme dibujando que ya había dibujado que me imaginaría dibujando que había dibujado que me imaginaba dibujando que me veo dibujar que dibujo.

A propósito de Salvador Elizondo.

de candidatos

El candidato de la oposición da el obligado discurso momentos después de haberse expresado en las urnas:

“Como correspondencia en este acto de sana, aunque reñida competencia, he emitido mi voto en favor del candidato conservador, porque sé que él emitirá el suyo para con mi persona. Este acto simbólico va para demostrar que esta no es una disputa personal sino de ideales, y que ambas propuestas son tan válidas una como la otra.”

El candidato de la oposición perdió las elecciones por una diferencia de dos votos.

Toma la palabra el último candidato en dar conclusión, el del PDF:

“Lo que acabamos de ver es a los políticos de siempre: tan absortos en sus particularidades que ni se dan cuenta de sus errores. Ya, señores, ya basta. Basta de darle máscaras al país, como ya lo propusiera el candidato del PSD. Lo único que hacen es superponer y multiplicar capas sobre la problemática de fondo. Los vectores que se deben trazar para la igualdad, déjeme decirles, también nosotros sabemos manejarlos. Tampoco voy con el candidato del PPT. Pareciera que todas son presentaciones estéticas, señor candidato, y no es así. La situación actual amerita más para resolver la intransigencia que simples animaciones hacia la gente, y mucho más que una proyección de nuestras coyunturas. Lo que necesitamos es cohesión, compresión, y aunque en este rubro pareciera que estoy más de acuerdo con el candidato del PNG, por esto de que se acredita como muy transparente, déjenme decirles que no sólo se trata de dejar algo de transparencia, sino de tener buenas resoluciones a la hora de ampliar, y eso parece que no lo tienen los integrantes de ese partido. No señores. Lo que necesita el país es agruparse. Que todos los archivos de esta nación quepan en un solo documento de legitimidad y orgullo, listo para imprimirse indeleblemente en los corazones de todo el pueblo. Lo que necesita el país es compatibilidad, enlaces externos para exportar e importar, conceptualidad y buenas resoluciones. ¡Lo que necesita el país es al PDF!”

En un acto de desesperada violencia, el candidato, que está en el interior de la mampara, frente a la boleta, empuña el manguillo del lapicero y raja, de una tajada eufórica, la palma de su temblorosa mano, extrae un cordón de sangre recién brotada y tacha, con el plasma vivo, el logotipo de su partido y con ello, su postulación, perdida de antemano.

El escrutador, al efectuar el conteo de votos, encuentra la boleta, aún fresca, como prueba única del único voto que recibió el candidato. El escrutador pasa la boleta entre los corresponsales de casilla y los representantes de los partidos competidores, quienes la toman por la parte húmeda, ríen, se limpian perezosamente y la pasan. “¡Un loco!” “Hasta pudo haber sido él mismo”.

Lo que nadie sabía, por supuesto, es que el candidato tenía sida.

tokio es para visitarse con audífonos envolventes y música electrónica